Consejos para el cuidado de oídos

Bastoncillos oídos

En Nova-Pro queremos dedicar este artículo a describir brevemente cómo deben limpiarse los oídos, o dicho de otra manera, cómo NO deben limpiarse los oídos.

Cuidar de nuestros oídos parece una tarea fácil y lo es, pero hay que saber cómo debe hacerse, puesto que de lo contrario podremos perjudicar considerablemente nuestra audición.

La práctica saludable en el cuidado de oídos es fundamental para mantenerlos en perfecto estado. En ciertas ocasiones tenemos la necesidad de sentir que nuestros oídos están limpios y aseados y por ese motivo se recurre a prácticas nada recomendables, como por ejemplo la introducción de elementos u objetos en los oídos, con todos los daños que ello puede ocasionar.

Algo que mucha gente desconoce es que en la mayoría de las personas los oídos se limpian solos, esto es, la propia cera vieja o cerumen que se produce en el interior del oído se va desplazando hacia el exterior por si misma sin necesidad de ayuda externa. No obstante hay personas que pueden llegar a fabricar más cerumen de lo normal por lo que en este caso siempre es recomendable contar con el asesoramiento de un profesional. Deben consultar al especialista.

Sin embargo, es conveniente seguir una serie de consejos sencillos que ayudarán a tus oídos a mantenerse limpios y aseados:

  • Limpiar suavemente la oreja entre 2 y 3 veces por semana.
  • Aprovechando el agua de la ducha, limpiar el oído pasando una gasa o paño.

Pero como hemos resaltado al inicio, lo más importante es saber lo que no se debe hacer, como por ejemplo utilizar bastoncillos, cerillas, palillos o cualquier elemento externo para introducirlo en el oído. Aunque pensemos que lo hacemos correctamente, la introducción de estos cuerpos extraños en el oído puede perforar la membrana que cubre el tímpano y quedarnos expuestos a posibles infecciones.

Demo