La importancia de la prevención auditiva infantil

Pérdida audición infantil

Se puede afirmar que la mitad de los casos de pérdida de audición se pueden prevenir desde los medios de la sanidad pública pero para ello deben existir una mayor preocupación y por tanto concienciación por estos asuntos.

Centrándonos en los casos de audición infantil si que podemos dejar clado que el porcentaje del 50% de los casos de pérdida auditiva podría incluso elevarse hasta más del 60%. Algunas actuaciones preventivas que además son sencillas de poner en práctica ayudarían sin duda a prevenir un gran número de casos de pérdida de auditición. Entre estas medidas podemos enumerar las siguientes: 

  • vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;
  • administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas;
  • prevenir las infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas mediante una higiene correcta; efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas;
  • fortalecer los programas relativos a la salud materna e infantil, incluida la promoción de los partos sin riesgos;
  • seguir unas prácticas correctas de atención otológica;
  • en los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan;
  • evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico;
  • remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis) a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico tempranos y garantizar que se les dispensa el tratamiento adecuado, según proceda;
  • y reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en las actividades recreativas) mediante la sensibilización de la población sobre los riesgos que acarrean; promulgar y aplicar legislación apropiada;
  • y fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental.

Información e imagen de la Organización Mundial de la Salud

Demo